Vision

Nuestra Visión se describe con estas cuatro palabras A.R.D.E.

Alcanzar – Tomando la orden dada por Jesús en la gran comisión, nuestra iglesia se dará a la
tarea de predicar el evangelio del Reino a toda criatura, utilizando todos los medios y recursos disponibles
para alcanzar al hombre pecador por medio de la Palabra de Dios. Nos daremos a la tarea inicial de alcanzar
con el mensaje de salvación a la ciudad de Orlando, a nuestro estado de la Florida, al país y eventualmente
al mundo con el mensaje transformador del Evangelio de Jesucristo.

Restaurar– Nos daremos a la tarea de restaurar a todas las personas que alcancemos con el
mensaje del Reino. Vidas que han sido maltratadas y destruidas por el pecado, Satanás y el mundo, que
están necesitados de una sanidad integral, serán restauradas por el ministerio de nuestra iglesia. Con la
Palabra y con la dirección del Espíritu Santo restauraremos el diseño de Dios en el hombre hasta llevarlo
al nivel que Dios tuvo como intención original.

Discipular – Reconocemos que la Palabra de Dios tiene el poder para cambiar y transformar al
ser humano. Con la revelación del Espíritu Santo nos dedicaremos a la enseñanza de la misma, reconociendo que
cada creyente en el Reino tiene una misión por realizar y necesita el conocimiento de la Palabra de Dios para
llevarlo a cabo. Nos daremos a la tarea de discipularlo hasta capacitarlo para que pueda tomar su lugar en la
obra de Dios.

Enviar – Enviaremos a hombres y a mujeres a predicar la Palabra y a propagar el evangelio
cambiante de Jesucristo una vez que el hombre ha recibido salvación a través de Jesús y ha sido
restaurado por la Palabra. Y además ha sido discipulado en el evangelio, ya estará preparado para ser
enviado a cumplir con su llamado. Nuestro trabajo será prepararlos para que en ese momento puedan decir
como el profeta Isaías: “heme aquí; envíame a mi”

 

 

Nuestros Valores Y Principios

  1. Somos Hijos de Dios

    La esencia de este Principio consiste en fortalecer nuestra identidad como Hijos de Dios, de la cual deriva nuestro propósito en la Tierra. En otras palabras, estar completamente seguros de conocer ¿Quién son yo? Porque sabiendo quien soy, entonces puedo entender con mayor facilidad: ¿Por qué y para qué estoy aquí en la tierra? y ¿Cuál es el futuro que me espera? La Biblia es la historia del hombre, su origen, naturaleza y destino. De acuerdo con la Biblia, el origen del hombre es Dios, su destino es glorificarlo y su final es reinar eternamente con El.

  2. Familia

    La solución está en asumir un compromiso real con nuestra familia. Dios debe ocupar el primer lugar en su vida, y el segundo, su hogar, entendiendo ese principio podemos cumplir con nuestro sacerdocio. Por supuesto, el trabajo es importante, pero ocupa una tercera posición en las prioridades que debe cubrir.

  3. En la Sociedad

    Como hijos de Dios debemos destacar estos valores dentro de la sociedad en que vivimos recordando que representamos el Reino de Dios en la tierra: La libertad, la honestidad, la responsabilidad, la igualdad, la disciplina, la puntualidad, la lealtad, la humildad, el respeto, la tolerancia y el diálogo; la solidaridad, la justicia, la equidad, la fidelidad, la prudencia, la perseverancia, la integridad; aunque existe una diversidad no menos importante, todos forman la columna vertebral para regir nuestras acciones dentro de la sociedad.

  4. En la Iglesia

    Los principios y valores bíblicos de la iglesia han sestan centrados de acuerdo con la Palabra de Dios. Viviendo de acuerdo con la voluntad de Dios. Reconociendo que somos la Iglesia de Cristo creada a la imagen y semejanza de Dios. Escogida antes de la fundación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él (Efesios 1:4). Nuestros principios y valores como iglesia están centrados en Cristo mismo.